lunes, febrero 04, 2008

CONTRAETIQUETAS PARA UN VINO

ESCENA
Una copa rota descansa sobre la alfombra. Desde sus aristas quebradas, nace una mancha sanguínea de tinto. A dos pasos, los amantes ebrios de amor duermen su resaca.

 
HISTORIA DEL GRUMETE QUE SE SALVÓ
El capitán, cansado de que su grumete se bebiera el mejor vino, decidió aleccionarle y lo ató a una barrica casi vacía en la bodega. El grumete resignado bebió el poco vino de la barrica y se dispuso a dormir.
Esa noche hubo tempestad y el barco naufragó. Todos sus ocupantes murieron menos uno que encontraron flotando sobre una barrica.

 
EL RACIMO
El racimo era noble y por eso, envidiado. Vino el hombre y lo llevó en una cesta junto a racimos tan nobles como él. El resto de sus compañeros rieron al verlo marcharse hacia la incertidumbre. Un día el racimo volvió vestido de cristal. Desde entonces fue admirado hasta la celebración.


LA FELICIDAD
La felicidad no se encuentra en una etiqueta si no en lo que llevamos dentro

2 comentarios:

Norma C. Carolina dijo...

estimado:
hagame feliz, no ponga moraleja.
ya sabe cuanto admiro su pincel.

Anónimo dijo...

por favor actualizar los blogs. ah y legionarios publiquen las fechas dde zus presentaciones para ir a verlos .((((sobre todo en la casa de la emancipacion . publiquen las fechas)
grazzie . por siempre admiradora de los legionarios