martes, abril 18, 2006

EL ECO DE LA LLUVIA

Quieta eres.
Desde lejos tu superficie reta mis manos
para agitar mi conciencia.
(Posando la mirada te menciono)
Lluevo como una danza,
y cada pedazo mío atraviesa horizontes.
Navega reflejos ahogando murmullos,
diminutos ecos
de tu Nombre.

1 comentario:

JB dijo...

hoy me dijeron que ya no me extrañan...hubiera querido ser pedacito diminuto ,insignificante de lluvia para poder ver su rostro cuando lo pensó...