martes, diciembre 11, 2012

UNA DIFÍCIL DECISIÓN

No tengo agallas para apretar el interruptor. Pero, o son ellos o nosotros. Y ellos, en fin, ya no tienen posibilidades. Si dejo las puertas abiertas, el fuego se expandirá y sólo alargaré unos minutos su muerte, mientras que nosotros seríamos alcanzados por las llamas. Ya casi se puede sentir el calor y el aire es pesado, ardiente y con un terrible olor a humo que hiere al aspirarlo. Las paredes también queman y nos obligan a apretarnos unos contra otros. Todos protestan y me apuran. Desde que se inició el fuego todo ha ido de mal en peor. Los rociadores no actuaron a tiempo y los elevadores se han atascado. Me apuran. Cerrar las puertas es nuestra única esperanza, aunque debamos dejar que otros mueran. Yo no tengo agallas, les digo por último. Y me retiro o me apartan. Me hacen a un lado para, desesperados, comprobar que el interruptor tampoco funciona.
electro-harmonix-switch-blade-spliter
 ..........................................................

2 comentarios:

Manuel Cubero dijo...

Magnífico, Alberto.

YVES dijo...

ME PARECE QUE TU HISTORIA ES PRECISA, COMO UN FLASH QUE DA DIRECTAMENTE EN LOS OJOS.